Saltar al contenido
El Rincón Literario

El Gigante astuto

En un pueblito muy pequeño en Alemania, vivía un gigante muy pero muy bueno. A pesar de su gran tamaño, era apenas un niño. Como todo niño, era inocente y bueno. En ese pueblo vivía también un herrero que era muy injusto. Era un gran herrero, pero la soberbia y la avaricia eran sus grandes males. Era muy presumido y malo con sus empleados. El gigante quiso hacer algo al respecto e ideó un plan.

Se presentó a trabajar para el herrero y le ofreció ser su aprendiz. El herrero, ni corto ni perezoso, le pregunta al gigante cuánto cobraría. Su respuesta lo dejó extrañado:

  • No quiero tu dinero, pero te propongo un trato. Trabajaré para ti de gratis con una condición: cuando pagues su salario a tus empleados, te daré un golpe. ¿Vale?”

Como era evidente, el herrero dijo que no habría problemas y lo aceptó como su aprendiz. Quiso saber qué tan fuerte era y lo puso a prueba. Este tenía un yunque con el que trabaja. Le dio al niño gigante un mazo y le pidió que diera un golpe con toda su fuerza. Tan fuerte era el gigante que el yunque se hundió por el golpe. Al ver esto, el herrero pensó en la condición y no lo quiso como su aprendiz. Asi que le pidió que se fuera.

  • Hey, pero he dado un golpe al yunque. Trabajé. Es decir que debes pagarme”, dijo el gigante.

  • Está bien”, respondió el herrero. “¿Cuál será tu paga?”.

  • Debo darte un golpe como paga”.

Entonces, el gigante le dio un mazazo tan fuerte que lo mandó a otro pueblo. Así el pueblito se deshizo de su malévolo herrero.

El Gigante astuto
2 (40%) 1 vote