Saltar al contenido
El Rincón Literario

El ratón egoista

Había una vez un ratón muuuy envidioso y egoista. Cada vez que su vecino se acercaba a su agujero, él escondía todo su queso.

Un buen día, un gato que pasaba por allí acercó su nariz al agujero, intentando comerse cualquier cosa que encontrarse. El ratón se asustó tanto que dió un salto hacia atrás, gritando. Cuando su vecino escuchó el grito, se acercó rápidamente al agujero e intentó alejar al gato, asustandolo y echandolo fuera con todo su valor, hasta que lo consiguió. Quedó exhausto, y el ratón salió de dentro del agujero para agradecerle su ayuda. Por fin lo invitó a comer, y le pidió disculpas por haber sido tan egoísta hasta entonces.

El ratón egoista
¡Vota la web!