Saltar al contenido
El Rincón Literario

El Samurái valeroso

Sawatari era un samurái muy valeroso, pero por desgracia no era talentoso con la espada. De hecho, siempre perdía en todas sus peleas. No importaba cuánto entrenara, siempre resultaba como el perdedor. Cansado de esto, decide dar un cambio a su vida y parte en un viaje para entrenar y hacerse el mejor samurái de todo Japón.

En su viaje, se adentra en un bosque que, al salir de él, hay un pueblo donde puede entrenar con otros samuráis. Pero para esto debe cruzar un puente que está sobre un lago encantado. Al llegar, se encuentra con una serpiente gigante que duerme plácidamente sobre el puente. Sawatari hace caso omiso y decide caminar por encima de la serpiente.

Al llegar al otro lado, la serpiente despierta y se transforma en un hombre elegante. Era el rey del mundo de los espíritus.

  • Te estaba esperando, Sawatari. Mi mundo está en peligro. Un ser muy malvado nos ataca. He venido buscando ayuda”, comenta el rey.

  • No soy bueno con la espada, rey”, responde lánguidamente Sawatari.

  • Pero eres valiente. Ayúdanos, Sawatari”.

Sawatari accede y va con el rey al mundo de los espíritus. Al llegar, ve al ser y arma un plan. Pacientemente, espera a que este malvado lo ataque desde el aire. En pleno vuelo en picada del ser, el samurái le lanza una piedra como distracción. El malévolo lo esquiva, pero Sawatari lanza su espada y se la clava en el corazón.

De esta manera, logra derrotar al ser. El rey le agradece su ayuda y lo recompensa con un tesoro invaluable: una espada mágica.

Valiente no es quien nunca teme, es quien actúa a pesar del miedo”.

El Samurái valeroso
2 (40%) 2 votes