Saltar al contenido
El Rincón Literario

La ensalada de frutas

Todos los ingredientes se sentían felices cuando los escogían para ser parte de la ensalada de frutas. Cada uno de ellos cumplía una función fundamental en la preparación. Por ello, cuando era seleccionada la fruta, esta se sentía muy importante. Todas querían ser escogidas.

Cada fruta ofrecía algo nuevo a la ensalada. Por eso, al mezclarse, se creaban sabores deliciosos, únicos y nuevos. Por ejemplo, la manzana daba un sabor dulce a la preparación, al igual que las peras y las uvas. Por otro lado, la fresa aportaba color y la sandía daba jugosidad. Todas eran importantes para elaborar las ricas ensaladas.

Pero una de las frutas se sentía rechazada. El limón sentía que no podía formar parte de la ensalada porque era muy ácido. Además, las otras frutas le decían: “nadie te quiere por aburrido”; “te falta color”; “no le gustas a nadie”; “tu sabor es horrible”. Esto hizo que el limón se sintiera muy triste, por lo que decidió alejarse de todos.

Justamente ese día, se había decidido colocar el limón como ingrediente sorpresa. Este le daba un ácido muy delicioso a la ensalada, además hacía que las demás frutas se mantuvieran en buen estado. Así todos se dieron cuenta de la importancia del limón y le pidieron disculpas. Así formó parte del grupo de la ensalada de frutas.

La ensalada de frutas
¡Vota la web!