Saltar al contenido
El Rincón Literario

El Príncipe Bondadoso

En un reino muy lejano vivía una hermosa princesa. Era la consentida del rey y todo el pueblo la amaba. Era buena, generosa y dulce con todo el mundo. La flor de todo el reino. La princesa estaba celebrando su cumpleaños 18 y su padre decidió que ya era hora de que se casara. Para ello, decidió hacer una justa competencia entre los 2 príncipes de otros reinos. Quien ganara, tendría la mano de la princesa.

Los dos príncipes eran apuestos y encantadores. Pero tenían sus diferencias: uno era sumamente engreído y el otro era muy gentil. La justa era muy sencilla: una competencia por el bosque encantado.

  • Los príncipes deberán ir por el bosque encantado y seguir la ruta marcada. Quien llegue primero de vuelta al reino, ganará la competencia y se casará con mi hija”, exclamó el rey.

Los príncipes partieron hacia el bosque dando por iniciada la competencia. El bosque encantado fue implacable con ellos; les puso trampas en todos los sentidos: ríos crecidos, lianas golpeadoras, raíces que se levantaban, entre otras cosas.

En el camino, ambos príncipes ven a un perrito que se encontraba lastimado y no podía caminar bien. El príncipe engreído simplemente lo vio y siguió de frente. “Debo ganar la competencia”, pensó. El príncipe gentil se detuvo, bajó de su caballo y levantó al pobre perrito y lo llevó consigo.

Cuando el príncipe gentil llegó a la meta, vio que el engreído había ganado. Sin embargo, explicó que se había tardado porque traía al animalito para que lo cuidaran. La princesa ante tal acto decidió ignorar al engreído y casarse con el príncipe gentil.

Moraleja: Siempre haz lo correcto. No importa qué.

El Príncipe Bondadoso
4 (80%) 7 votes