Saltar al contenido
El Rincón Literario

El Girasol Encantado

En un pueblito de Holanda existía una pareja muy feliz que vivía su amor. Eran el uno para el otro y su amor no conocía límites. Pero una malvada maga estaba enamorada del hombre, así que ideó un plan para poder quedarse con el amor del esposo.

A la esposa le gustaban mucho los girasoles; era su flor favorita en el mundo. Tanto así que los sembraba, los cuidaba, los regaba y los atesoraba como a su esposo. La maga, sabiendo esto, decidió lanzarle un hechizo:

  • Si tanto te gustan los girasoles, conviértete en uno. Te convertirás en girasol durante el día y en la noche volverás a tu forma normal. Solo tu esposo puede romper el hechizo”. Ese fue el encantamiento.

La mujer se convirtió en girasol durante el día. El esposo, preocupado al no verla, decidió buscarla, pero no la encontró. Al llegar la noche, la mujer regresó a su forma normal y fue a ver a su amado. Al llegar, le contó lo que había sucedido.

  • No te preocupes, amada mía. Encontraré la forma de romper ese encantamiento”, le juró su esposo.

  • Cuando me convierta de nuevo en girasol, debes conseguirme y arrancarme. Solo así se romperá el hechizo”, dijo su esposa.

Al llegar la mañana, la mujer se convirtió en girasol nuevamente. En su hermoso jardín, el esposo debía encontrar a su amada. Pero todos los girasoles eran iguales.

  • No puedes hallarla”, le dijo la maga. “Quédate conmigo, mi amado”.

Pero el esposo recordó que la noche anterior había llovido. Su esposa, al estar en casa con él, era el único girasol que no tenía el rocío de la mañana. Así, arrancó el girasol y su amada regresó a su normalidad.

El Girasol Encantado
¡Vota la web!