Saltar al contenido
El Rincón Literario

Gracias por quererme

Adam y Megan son una feliz pareja de los suburbios. Llevan 8 años de casados y tienen un hijo, Sean. La vida de casados de esta pareja es bastante típica: trabajo, dedicarse a su hijo, salir a pasear. Lo típico: vivir una vida de pareja a plenitud; o al menos solía ser así.

Recientemente, Adam había conseguido el trabajo de sus sueños: abogado en un bufete muy reconocido de su ciudad. Sí, era el trabajo que siempre soñó. Pero trajo consigo muchas responsabilidades. Estas responsabilidades le quitaron mucho tiempo para compartir con su familia. Poco a poco, Megan siente que la pasión va mermando. Pero Adam no lo nota.

Un día, Adam llama a casa y le dice a Megan que se quedará en el trabajo. “Tengo mucho que hacer, cariño. Perdona”. Megan le dice que está bien y dejan de hablar. Tanto estrés hizo que Adam se quedara dormido. En esto, un ángel se aparece en su sueño.

– “Adam, no tengas miedo. Tengo que hacerte ver algo”, expresó el ángel. “Megan te ama de manera incondicional. Pero hay cosas que debes saber”.
– “No comprendo lo que me dices”, replicó Adam.
– “Ya vas a entender”, dijo el ángel.

El ángel, a través del sueño, le enseñó algunas imágenes de Megan en casa y en su trabajo triste. Triste porque ya su esposo no compartía con ella y con su hijo como antes. Estaba tan atareado con el trabajo que siempre soñó, que había dejado de lado a su familia.

Adam despertó del sueño de un golpe. Agradeció al ángel desde su ventana y partió a casa. Llegó a su hogar con todo tipo de detalles y flores para su esposa. Se dio cuenta que lo más importante está a su lado todos los días. Él la besó y le dijo: “No volveré a descuidarte, Megan. Gracias por quererme como lo haces”.

Gracias por quererme
4 (80%) 1 vote