Saltar al contenido
El Rincón Literario

Somos como dos seres distanciados

Somos como dos seres distanciados, nos miramos cuando se cruzan los caminos y luego nos distanciamos porque ambos buscamos sentires diferentes. Siento la culpa de no entregar nada, no sé qué le pasa a mi corazón que se estanca en los lugares, en las cosas que he tocado… ¿y las personas?

Esas ausencias están causando su efecto, me encierro para que no me toque nada, me defiendo de todo para luego criticarlo, para diferenciarme, pero he sentido la necesidad de sentir lo que los demás sienten, me contradigo para que no me entiendan, para que sientan que soy complejo, pero en realidad soy más predecible que moraleja de cuento, siempre pensando en el ego, pero… ¿y ella?

Ella se te va de las manos, su corazón se está apagando y siente que todo su interés se evapora por su indiferencia, su apatía y su falta de tacto, quizás lo recuerde pero no es seguro, ella entiende que existen reemplazos para las personas, quizás creía que era bueno para ella, quizás sintió la diferencia de su silencio pero no logró comprender que sus inseguridades lo estaban alejando de sus deseos, de sus anhelos, comprendió que ahondó tanto en su ser que quizás lo mejor era contemplarlo y no interferir en su extrañeza, pero creo que aún lo quiere pese a la distancia, quizás son dos mundos separados que se unen una sola vez en la vida y que no se olvidan así pasen diez mil vidas, quizás no es de extrañarse que sus mundos coincidan alguna vez, pues todo depende de lo que la vida les guarde para sí.

Quizás algún día seamos extraños con recuerdos, recuerdos perdidos en sabores y lugares que solo alcanzaron una vida para disfrutarlos, lugares que se mantienen en las mentes de aquellos que sienten, de los que planifican todo aquello que los una por momentos eternos, de la felicidad sentida en el placer del deseo de pensar en una vida de conjunto como seres que pueden enfrentar las adversidades como si fueran un huracán, las personas por desgracia no somos estáticas y sin embargo queremos serlo por eso el amor es tan complejo que apenas nos deja tiempo para sentir, sin embargo si se debe vencer el sentimiento creo que se debe darse el lujo de divertirse, de vivir, de escuchar y no siempre cerrarse a la integridad. Aunque nos duela aquello es caduco, pero considerable y respetable, y se queda en valores y estigmas sociales, por eso creo que es difícil entenderse.

Tal vez querida niña nos volvamos a ver algún día y consideres regalarme el placer de tu compañía, yo aceptaré el hecho de que vivas tu vida y de que me recuerdes, aunque suela olvidarme de los momentos espero disfrutar de los tiempos, quizás algún día encuentres lo que buscas y si quieres te acompaño en tus paseos de niña mala aunque yo no pueda serlo siempre tendré un camino que es paralelo al suyo y aunque sean caminos de bicicleta mi ambición es llevar mi bicicleta como compañía y no como acelerador de mi camino. Quizás le alcance algún día, aunque no lo ambicione porque lo que se ambiciona solo se considera una vez y luego se vuelve un juguete del egoísmo por desear más para acelerar el principio de una caída.

Quizás el problema no es el gato sino la profundidad de su maullido, quizás el gato sí le importa, pero no le importa lo que al gato le debería importar.

Santiago Paz

Somos como dos seres distanciados
¡Vota la web!