Saltar al contenido
El Rincón Literario

El sueño

Algo le despertó: era un sonido extraño como el producido por una pala arañando la tierra. Al lavarse la cara recordó la pesadilla de la noche anterior, ese mal sueño ya formaba parte de su vida. Cada vez que entraba en ese estado se veía caminando por aquella calle desierta sin imaginar que alguien seguía sus pasos, nada podía hacer por evitarlo, un tremendo hachazo hundía su cráneo y cuando despertaba, aún temblaba de espasmos por el impacto de filo metálico en su cabeza. Ese sueño se repetía noche tras noche.

Pero el sueño que tuvo la noche siguiente era distinto: ya no recorría aquella calle desierta esperando lo inevitable sino que caminaba a través de una sombría ciudadela de mármol sembrada de ángeles y hermosas esfinges que parecían retozar sobre las lápidas. Cuando llegó al panteón, uno de los nichos llamó su atención de inmediato por lo que pudo leer en su inscripción, despedía una columna de niebla fétida con un vago aroma dulzón. El texto citaba su propio nombre y el día y año de su muerte. Y a pie de fecha, una extraña dedicatoria que rezaba: “Las almas perdidas siempre acaban regresando al cementerio”

Juan José Villegas

El sueño
3.3 (65.71%) 7 votes