Saltar al contenido
El Rincón Literario

El tren

Me sentía mal; mi hígado ya no podía eliminar tanto alcohol; mis entrañas ardían como una chimenea de carbón. El antro estaba lleno a reventar y allí estaban todos; llevaban el miedo reflejado en sus caras pero sus mentes inquietas demandaban emociones fuertes. Intenté escurrir el bulto pero no pude: me pusieron otra puta cerveza delante y claro: ¿Cómo resistirse? Cada día que pasaba, subían las apuestas; pero a mí me zumbaban los oídos, y no era por las voces de afuera sino por aquella vocecilla interior que me repetía con insistencia:

-No vayas; no les hagas caso: recuerda lo que le pasó al Gordo. ¿Quieres correr su misma suerte?

Aquella voz amartilleaba mis sienes; si no hubiese sido por el dinero, les habría mandado a todos al carajo. Soplaba un viento glacial y yo me estaba meando encima, pero solo tenía que aguantar un poco. De pronto, me dí cuenta de que estaba solo; sí: solo y en medio de la vía; ya no escuchaba a nadie a mi alrededor; ni tan siquiera a ese incordiante Pepito Grillo de mi conciencia. En aquel momento me pareció oír un ruido de pisadas detrás de mí, acompañado de una risa apagada. ¿Sería el viento, o alguien me estaba jugando una mala pasada?

Nunca debí de girarme por que al volverme de nuevo, ya casi tenía el tren encima: fue como mirar al Sol de cara, entonces me acordé del Gordo y de lo que dijo antes de que el tren le arrollara:

-Suéltame…¿Quieres soltarme?. ¿Quién coño me está cogiendo?. ¡Vamos a morir los dos!

Yo estaba unos metros mas allá y por mucho que lo intenté, no pude ver a nadie detrás de él, como tampoco pude comprender porqué diablos no se apartaba de una vez o saltaba hacia cualquiera de los dos lados. Pero cuando aquellos brazos me rodearon por detrás impidiéndome cualquier movimiento, entonces comprendí que yo era el gordo, porque ahora ocupaba su lugar, y al igual que sucedió con él: iba a ganar todas las apuestas…Quise gritar pero tenía los labios sellados; fui envuelto por un choque sordo que parecía provenir del interior de un pozo, la luz de aquellos faros cegadores estalló entre mis ojos, luego…nada.

Juan José Villegas

El tren
¡Vota la web!