Saltar al contenido
El Rincón Literario

La chica de la curva

A pesar de que mi automóvil llevaba las luces encendidas, una espesa bruma invadía toda la calzada, de esa niebla surgió la silueta bien torneada de una figura femenina, reduje la velocidad y me situé a su lado mientras bajaba el cristal de la ventanilla para ofrecerme a llevarla a bordo de mi vehículo. Por toda respuesta, levantó la mano y me hizo un gesto para que la siguiera. Haciendo cábalas sobre ella, seguí así durante unos centenares de metros hasta que decidí bajar del coche y abordarla directamente: comencé a seguirla por el margen de la carretera, los perros de las fincas cercanas no paraban de ladrar entre una nube de vapor que impedía adentrarse en la distancia.

-¡Espera por favor!, grité sin resuello pues me costaba seguir el ritmo de sus pasos. Sin dejar de darme la espalda, ella prosiguió su marcha, pero ahora más lenta. Resuelto a tomar la iniciativa, la abracé por detrás lo cual provocó un nudo en mi garganta al notar que estaba tiesa y fría como un muerto, en ese momento, se dio la vuelta para estar frente a mí. Un escalofrío me recorrió el cuerpo cuando descubrí que esa delicada silueta ocultaba un ser de ultratumba, ajado y corrupto cuya boca escupía un aliento hediondo.

Como pude, escapé de su abrazo y eché a correr para ponerme a salvo. Para mi desgracia, quedé a merced de un camión que circulaba por el lugar. El chófer iba pegando volantazos a causa de la bebida y el golpe fue inevitable: mi cuerpo voló por los aires y se hizo la oscuridad más absoluta.

Cuando desperté, me encontraba en el hospital con los miembros en suspensión y acribillado de agujas que comunicaban con tubos. Apenas cerraba los ojos volvía a mi mente la imagen de aquel ente sepulcral acercando sus labios a los míos y envenenándome con su aliento putrefacto, acabo de enterarme que justamente allí se acaba de matar un joven que perdió el control de su vehículo y se estrelló contra un árbol…Puedo asegurar que sé lo que ocasionó su muerte, y rezo por que nadie más tenga la desgracia de cruzarse con el espantoso fantasma que recorre aquella zona de la carretera.

Juan José Villegas

La chica de la curva
2.8 (55%) 8 votes