Saltar al contenido
El Rincón Literario

Mr. Agnus

Mil años atrás cuando el mundo no se llamaba mundo nació un pequeño animal o humano dotado de cierta inteligencia pero incapaz de discernir acerca de su propia existencia. Se arrastró por años por la dura roca. Se alimentó de microorganismos y gracias a un pequeño haz de luz que atravesaba los bosques pudo reconocer, a duras penas, el lugar en el cual se encontraba. Primero fue solo un soplo de inteligencia, un leve despertar de neuronas para luego transformar a este ser, sin identidad, en un ser pensante dotado de vida y cerebro.

El calor de los volcanes hizo posible que su piel resistiera a los violentos cambios que experimentaba el mundo recién nacido. Por momentos perdía el conocimiento. Despertaba atrapado en una especie de tierra volcánica haciéndole imposible caminar. Cuando amanecía, los rayos del sol quemaban sus delicados ojos haciéndolo llorar por días. Con el pasar de los años comprendió que sus piernas tenían la firmeza para erguirse así como avanzar. Lo hizo con mucho cuidado. Se levantó y al instante cayo, luego consiguió ponerse de pie, comenzando a caminar. Tuvo hambre y comió frutas de árboles que comenzaban a arrojar su legado al suelo. Bebió agua tibia que corría libremente por los bosques hermosos como radiantes. De hojas de un verde sublime y joven.

En los años siguientes se dio cuenta de su existencia y observo su cuerpo. Restregó las manos en sus ojos y se dio cuenta que estaba desnudo. Tuvo miedo, vergüenza, así que corrió a refugiarse en los matorrales. De pronto un objeto enorme hizo temblar la tierra con la fuerza de sus propulsores haciéndolo tambalear y caer. De la nave emergieron dos hombres con trajes militares que lo miraron fijamente. Tuvo la oportunidad de correr pero no lo hizo, quedo paralizado en ese mismo lugar. Los soldados avanzaron lentamente hacia él sin ningún tipo de violencia, con ropa térmica en las manos para que se cubriese. Uno de ellos lo tomo del brazo y le dijo:

– Mr. Agnus, es un placer conocerlo. Por favor, acompáñenos.

Ricardo Fierro Sanhueza – Chile

Mr. Agnus
5 (100%) 1 vote